Hola,

Soy Noemí, mamá de un pequeño bichillo que fue prematuro y con muchas ganas de vivir. Descubrimos el porteo ya en el mismo hospital, cuando lo cogíamos de la incubadora practicábamos el piel con piel con una especie de top sin costuras al que allí llamaban “buff”. Era una sensación muy especial, era tan grande el vínculo que se creaba tanto con el padre como conmigo que nuestro bebé estaba mucho más tranquilo. A partir de aquí porteamos con bandolera, fular, mochila y onbuhimo. 

Este proyecto surge de la necesidad de compaginar trabajo y vida familiar, por supuesto haciendo algo que realmente me apasiona. 

Soy asesora de porteo formada en Eco-mama, también formada en porteo con necesidades especiales por Kangurearte. Así que si tenéis cualquier consulta no dudéis en contactar conmigo.